Seleccionar página

A las 8:32 pm del 9 de abril, el “Ning An Cheng”, un buque de COSCO SHIPPING (Xiamen), recibió una solicitud de rescate de los Guardacostas de Estados Unidos (United States Coast Guard, USCG). La comunicación indicaba que el velero japonés “CHARCO” había perdido el control de la embarcación al haberse roto su palo mayor por condiciones de mar severas en el Pacífico central, estando en peligro sus tripulantes. Tras la petición de rescate del velero, el “Ning An Cheng” inició la operación de salvamento de emergencia.

Tras recibir el aviso, el oficial de cubierta de guardia informó inmediatamente al Capitán Shen Jianyong del “Ning An Cheng”, quien ordenó marcar en la carta la ubicación del velero en dificultades para calcular la distancia. Seguidamente informó a la USCG sobre la hora estimada de llegada y también comunicó la operación de rescate a la compañía naviera.

Desde la dirección de COSCO SHIPPING en Xiamen se prestó gran atención a este incidente y se dieron las pautas para la gestión de la emergencia, trabajando el equipo durante la noche para poder guiar y coordinar la operación de rescate. Siguiendo las directrices de la compañía, el “Ning An Cheng” cambió rápidamente de rumbó, dirigiéndose a una mayor velocidad hacia el lugar del incidente. Mientras tanto, se mantuvo el contacto con la USCG para obtener más información sobre las personas a bordo del barco en peligro. Al mismo tiempo, el superintendente de marina estudió las condiciones meteorológicas y del estado de la mar en la zona para poder orientar en tiempo real en la operativa de rescate.

Paralelamente, y siguiendo las directrices facilitadas COSCO SHIPPING, el Capitán reunió al personal y organizó al grupo encargado de las tareas de rescate; se analizaron todas las circunstancias y se estableció el plan de pasos a seguir. A través del Servicio Telefónico Marítimo Internacional por satélite, el Capitán pudo comunicarse con los tripulantes del velero, confirmando la ubicación del barco y el estado de salud de las personas a bordo. Asimismo llevó a cabo diversos cálculos, como el impacto potencial de la corriente y el viento en el barco y en el velero, ajustando el rumbo y la navegación del “Ning An Cheng” y su estimación de llegada al lugar.

A las 9:08 am del 10 de abril, cuando el “Ning An Cheng” se encontraba a unas ocho millas náuticas de la posición estimada del velero, el Capitán ordenó a la tripulación mantener la vigilancia y a la sala de máquinas preparar el motor para gobernar el buque adecuadamente. A las 9:23, a unas 2,8 millas náuticas, se avistó el velero. Dadas las condiciones climáticas, con un viento en superficie de NE7 (BF) y olas de 5 y 6 metros, el Capitán adaptó el rumbo y la velocidad y se acercó lentamente a la embarcación.

A las 9:33 am, el Capitán gobernó el timón para conseguir que la proa de “Ning An Cheng” se acercara al velero y quedara éste en el lado izquierdo a sotavento del buque. Una vez estabilizada la posición, se inició la operación de rescate. Desde el velero pudieron arrojar un cabo al “Ning An Cheng”, quedando la embarcación atada a la barandilla del barco y preparándose ya la escalerilla. Pero en ese momento, debido al fuerte viento y al oleaje, el cabo se desató y el velero se alejó del “Ning An Cheng”. Tras este primer intento, hubo un segundo, pero de nuevo no fue posible amarrar la embarcación al buque debido a las grandes olas. Ante estas condiciones, el Capitán volvió a ajustar el rumbo y la velocidad y, en el tercer intento, el equipo del “Ning An Cheng” arrojó diversos cabos al velero, pidiendo a su tripulación que las sujetaran con firmeza a la embarcación para poder ajustar también la escalera para el rescate.

A las 10:35 am, finalizó el rescate con total éxito, logrando la tripulación del “Ning An Cheng” salvar a las personas en peligro, así como sus pertenencias.

Una vez a bordo, los ciudadanos japoneses agradecieron profusamente a la tripulación del “Ning An Cheng” el haber sido rescatados. Posteriormente, pasaron un chequeo físico para comprobar su estado de salud, pudieron ponerse en contacto con sus familias por teléfono satelital, y se les proporcionó comida y una sala para descansar.

A las 10:40 am se dio por completada la operación de rescate que duró 14 horas y que hizo que el “Ning An Cheng” tuviera que desviarse más de 100 millas náuticas de su ruta. Todo el esfuerzo realizado durante el rescate ha confirmado la flexibilidad, la capacidad de trabajar en equipo y el espíritu humanitario internacional de la tripulación, así como la responsabilidad social de COSCO SHIPPING.

FUENTE: COSCO SHIPPING (CHINA COSCO SHIPPING CORPORATION LIMITED)

http://en.coscocs.com/art/2018/4/24/art_6923_75936.html